jueves, 30 de mayo de 2013

Por la convergencia con los movimientos sociales

Llamazares insiste en el bloque político y social para las europeas y no descarta a Garzón en una lista

En una rueda de prensa como portavoz de Izquierda Abierta, ha llamado a IU a "intervenir ya" en favor de la convergencia con los movimientos sociales. Sobre el magistrado, que negó este jueves a 'Público' querer presentarse a las elecciones, respondió: "Ya veremos. Habrá que ver qué frente se crea y qué apoyo tiene"


El exmagistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ha negado dos veces en el plazo de una semana -la última este mismo jueves en Público - que tenga la intención de entrar en una candidatura a las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 que aglutine a la izquierda política y a la izquierda social y, sin embargo, Gaspar Llamazares no pierde la esperanza. "Ya veremos. Las posiciones de partida son las que son. Habrá que ver qué apoyo tiene esto, qué frente se crea, para saber si las personas están dispuestas a colaborar", dijo durante un encuentro con periodistas como portavoz de Izquierda Abierta junto a Montserrat Muñoz.
Ambos han llamado la atención sobre la importancia de esa cita con las urnas, que puede ser definitiva para "dar un sopapo al Gobierno de Rajoy" y han valorado como positivo el acuerdo alcanzado el pasado fin de semana por el Consejo Político Federal de Izquierda Unida para convocar a los movimientos sociales y a la izquierda alternativa a formar un bloque político y social para afrontar la cita europea, pero han urgido a la federación que dirige Cayo Lara a no demorar las conversaciones. "Los datos que tenemos apuntan a que éste es el momento adecuado para una iniciativa de este tipo. Más tarde probablemente nos encontremos con puertas cerradas y de lo que se trata es de que todas estén abiertas", advirtió el diputado por Asturias, para el que "no se puede esperar a un calendario, a que pase el verano, sino que hay que intervenir ya y dar una llamada de atención a la política para que se corresponda con la ciudadanía, y la ciudadanía quiere una respuesta unitaria contra la austeridad".
La posibilidad de que izquierda política y movimientos sociales convergieran en un mismo frente es algo que lleva meses encima de la mesa, con continuos contactos y debates, pero no ha sido hasta que empezó a acercarse el segundo aniversario del 15-M cuando pareció tomar forma. Es cierto que IU avanzó el pasado sábado con la llamada que hizo el secretario de convergencia política y social, Enrique Santiago, y el reconocimiento del valor de los movimientos sociales, que hizo el coordinador de la presidencia, José Luis Centella, pero no es menos verdad que la federación parece estar dando pasos poco a poco.
"Éste es el momento adecuado para una iniciativa de este tipo. Más tarde puede haber puertas cerradas"Por un lado se ha volcado con la manifestación de Pueblos unidos contra la troika del próximo sábado, en cada comparecencia Lara pide la unión de los movimientos sociales y la política en un frente, y está inmersa en una semana en la que ha recibido al líder del Front de Gauche, Jean-Luc Mélenchon, al presidente del Partido de la Izquierda Europea,Pierre Laurent, y al máximo exponente de la griega Syriza,Alexis Tsipras. Pero por otro, se ha decidido aplazar hasta después del verano unas jornadas para debatir precisamente cómo conseguir esa convergencia los días 1 y 2 de junio. La coincidencia con Alternativas desde abajo, los dos días de encuentro el 7 y el 8 de junio en Madrid, donde participarán representantes de los movimientos sociales, de todas las corrientes de la izquierda y de las diversas familias de IU, puede haber sido uno de los motivos del aplazamiento, aunque Llamazares insiste: "Las cosas van mucho más rápido de lo que pensamos". 
Izquierda Abierta se adelantó a IU presentando hace dos semanas un manifiesto a favor del frente político y social y, según dicen, no echan de menos "nada" en la propuesta aprobada por el máximo órgano de Gobierno de la organización, pero Muñoz advierte de que "hay una tensión [entre algunos miembros de IU] en el sentido de pensar que hay que poner límites al proceso antes de iniciarlo". "Por ejemplo, el temor a perder la identidad, pero seguramente esa es la menor de las preocupaciones de la gente a la que pretendemos representar. Lo que les interesa es que seamos capaces de presentar una iniciativa creíble [...] La construcción de IU empezó precisamente así, no poniéndole puertas al campo, y luego ya se verá. En cualquier caso, quien no debe de tener reticencias es el mayor", en este caso, IU, dijo.
Los dos descartan que los problemas puedan llegar por el programa, y no reconocen que haya una especial preocupación en determinadas corrientes de IU por su propuesta de que las candidaturas deban ser ciudadanas y con listas abiertas, pero insisten en que "tendremos que hablar con los demás y que nos digan qué proceso creen que es el mejor [...] Ahora, habrá también que decir que las candidaturas no las van a hacer cuatro y que deben ser refrendadas por la gente". ¿Cómo?, "con primarias, candidaturas ciudadanas, participación de la gente que quiera  [...] si quieres hacer un proceso participativo, tienes que empezar a hablar de todo y necesitas tiempo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario