domingo, 14 de julio de 2013

La mujeres del carbón toman el testigo de la lucha minera

La mujeres del carbón toman el testigo de la lucha minera

Homenajean a los suyos en el aniversario de la Marcha Negra, que hace un año trajo a Madrid la protesta de las cuencas mineras


Con el paso sereno, la voz segura y cantando el himno de Santa Bárbara. Así han entrado las mujeres del carbón a la Puerta del Sol. Unas mineras de profesión, otras esposas, madres o hermanas de mineros, pero todas unidas para defender una industria que, si nada lo impide,desaparecerá casi por completo en un plazo de dos años.
Así lo ha acordado el Gobierno, queplegándose al mandato de la Unión Europea de cerrar las explotaciones deficitarias, ha decidido terminar con las ayudas al sector del carbón.
En 2012 ya se produjo un recorte del 63% de las subvenciones y aunque el cierre definitivo de las minas estaba previsto para 2019, el Secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, anunció en enero al gobierno asturiano que a partir de 2015 se eliminarán las ayudas a las centrales térmicas por el uso del carbón nacional y para la producción del mismo.
Estas medidas suponen la pérdida 5.000 empleos directos (3.000 sólo en Asturias), tal y como explicó en enero el Consejero de Economía asturiano, Graciano Torre. Pero el problema se agranda si se cuantifican los miles de empleos indirectos que dependen igualmente de las extracciones mineras.  
"En España no hay una industria que de tantos trabajos directos e indirectos como la minería. No hablamos sólo de los mineros, sino de los conductores de autobuses que van a la mina, de la gente que lleva los explosivos, la gente que trabaja con la madera, etc. En las cuencas mineras, la mayoría trabaja directa o indirectamente para esta industria" explica Raquel Balbuena, esposa de minero y una de las mujeres que han llegado andando hoy a la Puerta del Sol desde Vallecas.
La manifestación, que han hecho coincidir con el aniversario de la III Marcha Negra que el año pasado llenó las calles de Madrid en plena noche, comenzó esta mañana en Rivas- Vaciamadrid, después de viajar toda la noche en autobús desde Aragón, Asturias y León. 
Desde Rivas han caminado hasta Villa de Vallecas, donde han parado para descansar y comer y desde donde han salido a las 18:00 para dirigirse a la Puerta del Sol.
En el camino, les ha acompañado varias agrupaciones de barrio del 15M y la Solfónica, que han parado la marcha frente al Ayuntamiento de Madrid para cantar la "Canción del Pueblo" del musical Los Miserables.
Queremos homenajear a aquellos mineros que vinieron el año pasado andando desde las cuencas mineras 
La marcha ha avanzado por la calle de Alcalá al ritmo de consignas como "Aqui están, estas son, las mujeres del carbón" o "Madrid entero se siente minero". Muchas de las mujeres recuerdan con cariño el recibimiento que tuvieron en la caminata del año pasado. "La gente nos recibió muy bien, pero los políticos no. Hemos vuelto porque estamos peor. Estamos hablando del cierre de 14 a 18 cuencas mineras. Eso supone muchos despidos" explica María Jesús, que trabaja en una subcontrata de una de las minas pertenecientes a Unosa.
"Una año después, hemos empeorado, pero por eso estamos aqui. Queremos homenajear a aquellos mineros que vinieron el año pasado andando desde las cuencas mineras, a los que estuvieron mas de un mes de huelga. También a los que estuvieron en las barricadas, los que se encerraron en las minas, y lo que hacen turnos para vigilar la maquinaria y evitar que las empresas la vendan" añade Raquel Balbuena como portavoz del colectivo de mujeres de León.

Sin alternativas 

Las condiciones que plantea el gobierno para 2015 no dejan mucho margen de maniobra: todas las minas que hayan recibido subvenciones tendrán que devolverlas si quieren seguir produciendo.Si paran la produccción, no tendrán que pagar nada y cerrarán. Sin embargo, desde el Ministerio de Industria tampoco se han planteado alternativas para un futuro desarrollo económico en las cuencas mineras que cierren las explotaciones.
"No nos han otras posibilidades de trabajo. Hay cuencas muy pequeñas que viven exclusivamente de la mina. ¿Que va a pasar con esa gente? ¿Se van a tener que ir fuera?" comenta indignada Raquel, cuyo marido lleva toda su vida trabajando como minero. "¿Donde encuentra trabajo alguien que lleva 40 años haciendo lo mismo? Tal y como está el panorama ¿quién va a darle un empleo?".
Las mujeres del carbón han caminado hasta Sol para reivindicar que se anule el mandato que planea el cierre de la minas deficitarias y pedir que se establezca un plan nacional para la industria que les permita seguir trabajando en las cuencas mineras. "En este país la gente defiende que se consuma un plátano cosechado aqui antes que uno fuera. ¿Por qué defendemos la agricultura nacional y el carbón no?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario