jueves, 27 de noviembre de 2014

LA MEDIOCRIDAD POLÍTICA CIERRA LAS AULAS DE GILITOS

La ribera del Henares, a la altura de la actual Alcalá de Henares, ha estado representada en la cultura desde antiguo. Así, en los cerros que se encuentran en la margen izquierda del río, se han hallado y recogido amplias muestras de cerámica neolítica, puntas de flecha y hachas de mano, entre otros objetos de interés. 


Durante siglos, en esta población, se han dado algunas de las mejores manufacturas artísticas y artesanas de la historia de nuestro país. Hasta la llegada de las políticas neoliberales en las que si algo no tiene valor económico se tira a la basura y si lo tiene, se lo reparten como botín, parece que el estudio de nuestra cultura, de las primeras representaciones cerámicas, de las artesanías en madera, piel o arcilla no tiene cabida.

Así, ahora resulta que los artistas y artesanos, sus obras y los lugares donde enseñan no se aprecia, en su justa medida, por una clase política mediocre y dotada de una falta de sensibilidad y de responsabilidad tan grande como los gastos en tarjetas opacas. Sólo miran las actividades artísticas y culturales bajo el paragüas de la rentabilidad económica y no dudan en cerrar escuelas de cerámica, talleres de recuperación de muebles o incluso, museos si, según ellos, no son rentables.

Peor aún, cuando el trabajo continuo de profesionales de los de "toda la vida", han hecho un hueco ante tanta mediocridad, se les cierra las puertas para garantizarse un pedazo del pastel a la hora de repartir con amigotes.

Este año no han comenzado las actividades que se desarrollaban en el Centro Socio - Cultural de Gilitos en Alcalá. Alumnos, profesores y sobretodo, la Cultura han visto como la ineficacia política, la utilización de fondos públicos para pagar "el irse de putas o de putos", la reducción del gasto en cultura mientras se da dinero público a la tortura animal y quizás lo más doloroso, la mala gestión de lo público, han permitido que este centro no haya iniciado el curso. La irresponsable política de este desaguisado debería ser destituida y si ha hecho dejación de funciones con pérdida de ingresos, procesada.

El alumnado nos hemos buscado alternativas; los profesores dan las clases en otros lugares y la Cultura sobrevivirá a estos enfermos mentales que sólo piensan en sobres, comisiones y financiación ilegal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario